lunes, 4 de diciembre de 2017

POLITICA, DESIDIA Y TRAGEDIA


Artículo de Opinión
POLITICA, DESIDIA Y TRAGEDIA  
Por: Vicente Scordamaglia

Si de dos personas que observan desde lejos una figura, una dice que es un hombre y la otra que es un caballo, antes de conjeturar que ninguna sabe distinguir un hombre de un caballo, es válido pensar que vieron un centauro (a lo más, se podría sostener que como el centauro no existe, se equivocaron los dos) NORBERTO BOBIO

El año político comienza a expirar con el acostumbrado maratón legislativo, matizado en este caso, por la asunción de los nuevos Diputados y Senadores que darán comienzo a un nuevo ciclo parlamentario. Por las dudas, el gobierno nacional apuró algunas leyes sensibles para garantizar las reformas que pretende poner en práctica a partir de marzo del próximo año. Con el envión que le otorgó la ciudadanía en las recientes elecciones de medio término, el oficialismo pretende consolidar con ese impulso las bases de las reformas que se propone implementar con el objetivo de amortiguar el impacto que pegará de lleno en la realidad de los trabajadores y sus familias.
¿Es necesario abrir tantos frentes a la vez? Pareciera que sí; el gobierno sabe que cualquier desgaste producido por el ejercicio del poder y la aplicación de medidas poco atractivas para la población en general, le impediría conseguir el éxito del proyecto político y social que pretende instalar el ejecutivo nacional, que, en el mejor de los casos, se vería obligado a “negociar” gran parte del paquete de medidas fundamentales que pretende sobre todo en lo que respecta a la reforma laboral y sus consecuencias sociales. En este sentido luego de sufrir el revés en la cámara de Senadores el gobierno avanza camuflado por un cepo mediático que hace que las  voces disidentes desaparecieran de los medios de comunicación hegemonizados por el gobierno casi en su totalidad y en favor de las medidas oficialistas al tiempo que la oposición política sigue enfrascada en disputas internas para dirimir futuras conducciones que les permita llegar a las próximas elecciones con algunas chances electorales.

En otro orden de cosas y mientras todo esto sucede, distintos acontecimientos de carácter casi dramáticos, sacuden nuestra sensibilidad y ponen a prueba nuestra capacidad de asumir una cantidad de episodios que requieren un gran sentido de pertenencia y unidad de todos los argentinos para sobrellevar la adversidad. Sin embargo y mal que nos pese, se impone una incapacidad manifiesta a la hora de enfrentar y resolver situaciones derivadas de múltiples sucesos que devienen de nuestra interacción como sociedad, actitud esta que (se vio en el manejo del caso Maldonado, el Submarino Ara San Juan y la confusa muerte del joven Rafael Nahuel en Bariloche) está llegando a su punto límite de exacerbación. 


La atomización de nuestra sociedad implica que todos los episodios de carácter nacional no solo no se resuelven sino que además quedan sumergidos en un manto de sospecha y confusión alimentando peligrosamente nuestras divisiones. Mientras los argentinos utilicemos cada tragedia nacional para reivindicar a nuestros sectores políticos de pertenencia y a aquellos dirigentes que creemos que nos “representan” será motivo suficiente para seguir embarrando el camino que nos lleve inexorablemente a la verdad y con ella a la grandeza de nuestra patria, por el contrario, los argentinos al mirar la realidad seguiremos sin distinguir a un hombre de un caballo creyendo que la realidad argentina es más parecida a un centauro.        

Comunicado de la Red Político Social

Comunicado de la Red Político Social
Submarino ARA San Juan: un pedido de auxilio dentro de una botella arrojada al mar
Desde el mismo momento en que el capitán Enrique Balbi, vocero de la fuerza de mar y a cargo de informar a la opinión pública la desaparición del Submarino ARA “San Juan”, los argentinos comenzamos a percibir que algo anómalo estaba sucediendo; la ausencia de las autoridades del Ministerio de Defensa Ministro Oscar Aguad o el mismísimo vicealmirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur comandante en Jefe de la Armada en esas cuarenta y ocho horas cruciales y luego de haber puesto en marcha el protocolo de búsqueda del submarino desaparecido, los argentinos, con dramatismo que fue in crescendo día tras día, comprendimos la seriedad del episodio militar que comenzaba a transitar la Argentina sede de un nuevo teatro de operaciones militares desde la guerra de Malvinas (en este caso con una misión de rescate) exhibiendo ante el mundo, una realidad de deterioro persistente en la Armada Argentina y el conjunto de sus fuerzas militares.

Es natural comprender el blindaje de la Armada Argentina envuelta en algún secreto de estado (si es que lo hubo) sea esta, misión de rutina, ejercicio o alguna operación de monitoreo dentro de nuestra jurisdicción marina, pero no es menos cierto que si el submarino extraviado habiéndose comunicado antes de su misteriosa desaparición ameritaba algún recaudo mayor de control del que tuvo por parte de las autoridades navales.
La tardanza de la intervención del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Argentinas el Ing. Mauricio Macri, alentó todo tipo de especulaciones y zozobra a los argentinos que provocaron un desgaste innecesario en quienes tienen que tener todo el apoyo necesario para cumplir con éxito la misión de rescate, es por ello que consideramos importante las palabras del Presidente en recomendar decir absolutamente toda la verdad de lo sucedido con una salvedad: No solo es imperioso decir la verdad y no tan solo invocarla, sino que esta, además, debe ser precisa y oportuna. 
Una profunda investigación y su posterior debate acerca de lo sucedido y el rol de nuestras fuerzas armadas serán necesarios para que en el futuro los argentinos aprendamos a llegar antes.  


viernes, 17 de noviembre de 2017

“QUIEN CONSTRUYE EL RELATO MANIPULA A LA OPINIÓN PÚBLICA”

Artículo de Opinión
 “QUIEN CONSTRUYE EL RELATO MANIPULA A LA OPINIÓN PÚBLICA
Por: Vicente Scordamaglia

El escandaloso espectáculo que dejó la entrega de los Martín Fierro a los programas de radio en Argentina, muestra la otra cara de la grieta en nuestro país y cómo se instrumentan operaciones desde los medios de comunicación destinadas a la manipulación de la opinión pública a través de plantar programas que se financian con dineros públicos de la pauta oficial que manejan los gobiernos de turno en forma discrecional. 

El instrumento estrella de dominación que utilizan los poderosos: los medios de comunicación y sus derivados, comienza a ser interpelado por sus propios protagonistas que no desean quedar “pegados” a operaciones siniestras de gobierno, grupos empresarios o servicios de inteligencia que en los últimos tiempos se vieron involucrados en distintos episodios de carácter destituyente.

La desmesurada oferta de compra y venta de canales de televisión, radios y medios escritos excede largamente el interés que tienen los ciudadanos por consumir mayoritariamente   contenidos y hechos de corrupción vinculados con personajes del ámbito político en general. Empresarios surgidos de la nada que con dineros públicos compran medios de comunicación  solo cumplen el mandato de sus verdaderos dueños: los gobiernos de turno.

 “Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado” sentenciaba NIETZCHE, y en ese sentido pocos de los que hoy se enjuagan la boca con discursos grandilocuentes con un alto sentido moral  y ético pueden decir: “esta boca no es mía”  ya que, como suelen decir los propios protagonistas de los medios de comunicación, son pocos los que resisten un archivo y esa post verdad le cabe a todos los actores de nuestra sociedad. 
Quizás, a los protagonistas de los medios en general debamos la actual confusión que  vive nuestra época que nos ha llevado a la agudización de todas nuestras contradicciones como sujetos sociales y como consecuencia de ello sujetos de la información, hoy es el propio sector quien interpela a aquellos (como si fuera el gran hermano) que desde el inicio del día activo  en nuestras vidas nos dicen qué desayunar, cómo vestirnos, qué ruta tomar para llegar al trabajo, cuántas calorías debemos almorzar y todo lo que debemos hacer y hasta qué nos conviene votar cuando hay elecciones. Todo este modelo digitado por estos verdaderos comunicadores y sus poderosos medios de difusión controlan nuestra existencia y modelan nuestras vidas en sociedad; este llamado cuarto poder a entrado en crisis, como el resto de los poderes esta crisis está a punto de de empujarlos a abrir la caja de Pandora para que los ciudadanos podamos ver definitivamente que se cuece en esa cocina de la información con el riesgo cierto de que la factura que tenga que pagar sea la pérdida de credibilidad con la que gozó hasta la fecha por haberse vinculados de un lado y otro de la grita con empresarios corruptos. 
Mientras todo este escándalo se intenta esconder, la verdad prosigue su curso cerrando fuentes de trabajo y despidiendo periodistas de todas las tendencias por ello la sociedad se mantiene alerta ya que alguien dijo por allí en el inmenso río de textos que circulan libremente (hasta ahora por suerte) en las redes sociales que: “Todas las lecturas épicas cuando son mezquinas, tienen grietas que los constructores de leyendas suelen ocultar”.
¿Cuántas verdades nos hacen pasar por mentiras y cuantas mentiras nos hacen pasar por verdades los poderosos medios de comunicación con sus periodistas estrella?
Un refrán popular hecho canción dice así:

“En la  boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso”.

martes, 7 de noviembre de 2017

LA REALIDAD: UNA ARGENTINA DECADENTE

Artículo de Opinión
LA REALIDAD: UNA ARGENTINA DECADENTE
Por: Vicente Scordamaglia

La realidad de las imágenes que a diario muestran los medios de comunicación deja al descubierto una Argentina desgarrada por años de saqueos de grupos mafiosos que arraigaron su poder (aunque todavía no se diga) en  connivencia con múltiples sectores de la sociedad de nuestro país,  así se fueron formando gigantescas asociaciones ilícitas (bandas) entongadas  entre sí y con funcionarios inescrupulosos al servicio del saqueo indiscriminado de las arcas del estado nacional y cuanto delito ilícito tuvieran por delante.
La patética figura de Juan Pablo “pata” Medina titular de la UOCRA seccional La Plata, el ex ministro de planificación Julio De Vido, el ex presidente Amado Boudou y funcionarios del actual gobierno sospechados y o procesados entre otros, pone en evidencia el accionar de grupos delictivos que actúan bajo el amparo de quienes tienen el rol de mantener el orden social e institucional de la Nación tales como son las distintas fuerzas armadas y todo el sistema judicial de la Nación.
Es evidente que nuestro país fue tierra de nadie durante gran parte de su historia, en especial las provincias alejadas del eje del poder central. Esta relación entre causa y efecto en donde la lejanía con el poder central de la Nación produjo sus propias leyes con características propias de verdaderos  poderes paralelos, en donde las bandas operan siendo la fuerza de choque y extorsión, la policía el disfraz de la legalidad para obtener zonas liberadas y la cúpula de ese poder mafioso son la política y la justicia local, terminaron por poner de rodillas a los poderes legalmente constituidos de una Nación que se muestra invertebrada (como decía Ortega y Gasset) en estas horas aciagas que vive nuestro país. Estas formas de asociación ilícita en que opera el delito organizado en nuestro país en el que los delincuentes son juez y parte, terminó por contaminar a todo el sistema institucional de la Nación dejando a los ciudadanos inermes frente a la voluntad de estos verdaderos ejércitos marginales.
Es muy poco argumento decir que la corrupción es un mal de la época, o que en todos los países del mundo persisten sistemas corruptos y que la democracia poco puede hacer para erradicarla definitivamente de la vida de los pueblos. Sin embargo, los países en que ha actuado la justicia sin presiones políticas de grupos y facciones de poder económico, han sido un poco más exitosos a la hora de corregir las desviaciones existentes del accionar de estos grupos mafiosos.
Los teóricos marxistas sostenían que “ningún régimen termina de caer por sus actos de corrupción en el poder sino por sus propias contradicciones”.
Hoy vemos como el grupo de poder que gobernó la Argentina durante los últimos doce años mientras se mantuvo unido en el poder pudo hasta haber ganado las elecciones presidenciales del 2015 si no hubiera comenzado su implosión a partir de la lucha por el poder en el seno mismo de su propia fuerza política; este, fue el detonante que hizo florecer las contradicciones de su dirigencia frente al impedimento constitucional que evitó un nuevo mandato de su jefa política Cristina Fernández de Kirchner.  
Ese agrupamiento hoy “resiste” ante la falta de apoyo de una sociedad que comienza de apoco a darle la espalda, hecho este que quedó reflejado en las últimas elecciones del 22 de octubre pasado.

En este sentido es importante comprender que en política, todo lo que queda afuera conspira contra el sistema establecido y como consecuencia de ello conviene separar de una buena vez la paja del trigo; una cosa es el Peronismo y otra es el movimiento que encarnó Néstor Kirchner; si bien importantes sectores del Peronismo conformaron la base medular del Kirchnerismo, este, no obtuvo nunca la representación de la totalidad del Peronismo; el Kirchnerismo fue una fuerza política transversal en la que convergieron distintas fuerzas políticas y sociales de nuestra sociedad de variado pensamiento ideológico que gobernó a la Argentina a látigo y terror (durante 12 años) sobre aquellos que pensaran diferente deslegitimando sus importantes logros por distintos episodios de corrupción. Aquí es donde se encuentra el punto de inflexión de esta Argentina desgarrada por sus conflictos recurrentes; es ilegítimo y oportunista (de los antiperonistas) cargarle al Peronismo todos los desaciertos de un régimen que está terminando su ciclo histórico envuelto en una maraña de contradicciones sobre la verdad acerca de los distintos hechos de corrupción que hoy se ventilan descarnadamente a través de los medios de comunicación, como también creo que es suicida desconocer la capacidad inconmensurable que tiene el Peronismo de reconstruirse sobre sí mismo y alzarse como una fuerza política capaz de representar legítimamente las expectativas de la mayoría de los argentinos ni bien surja una nueva autoridad política que la transforme en una fuerza republicana al servicio de la democracia y de todos los argentinos por igual. En el actual contexto, el peronismo le hace falta a la democracia y a un ausente sistema de partidos siempre y cuando la dirigencia que levante sus banderas sea más libre, más justo  y políticamente más soberano.     

miércoles, 18 de octubre de 2017

ESCENARIOS PELIGROSOS

Artículo de Opinión
ESCENARIOS PELIGROSOS
Por: Vicente Scordamaglia

La gravedad de los episodios que conmueven a la Argentina a escasas horas de las elecciones del próximo domingo 22 de octubre, exigen el máximo ejercicio de mesura que puedan poner los actores involucrados de nuestra sociedad en contener la crisis desatada entre los hechos de corrupción del gobierno anterior y el hipotético caso de la aparición sin vida de Santiago Maldonado, situación esta que concierne a la máxima  responsabilidad del gobierno nacional ya que en su administración, está involucrado el Ministerio de Seguridad Nacional y la Gendarmería, fuerza que actuó en la represión que posteriormente produjo la desaparición forzada del joven militante.

Las dos puntas del conflicto exacerban la necesaria tranquilidad que debe primar en la sociedad en su conjunto a la hora de emitir su voto, sin que ningún episodio de la naturaleza que sea, produzca tensiones innecesarias que alteren el normal ejercicio de la sociedad para emitir su voto y fortalecer la democracia como único sistema político capaz de resolver las problemáticas de todos los argentinos.    
Es triste ver como la clase política intenta sacar ventajas espurias de verdaderos dramas que afectan a todos los argentinos, como así también, produce repulsión ver como los medios de comunicación desinforman sobre episodios de tanta gravedad institucional y dolor humano como los hechos que envuelven el caso Maldonado.

Como vemos la fragilidad del sistema democrático exige y debe ser preocupación de todos para que no se mancille impunemente. El gobierno argentino demoró demasiado tiempo en dar una respuesta contundente por el caso Maldonado, tiene el derecho y la obligación de poner en funcionamiento los fusibles pertinentes que le otorga la estructura institucional del poder para reemplazar a funcionarios, ministros y jerarquía de la fuerza involucrada para evitar implicar a todo el gobierno nacional; en ese caso, prefirió esconder el grave episodio que llegó al colmo de lo absurdo cuando suelta de cuerpo la mentora de Cambiemos (Elisa Carrió) ninguneó la gravedad del caso Maldonado e intentó presentarlo como una operación política de la oposición para dañar la imagen del gobierno. 
Hoy, no solo el gobierno deberá hacerse cargo del crimen perpetrado por algún gendarme desequilibrado y posterior encubrimiento de la fuerza, sino por la zozobra ocasionada a todos los argentinos momentos antes de que, con el voto nacional, nos encaminemos una vez más, a consolidar el sistema político en el que todos, decidimos vivir.     

A propósito: ¿el Presidente que dice de todo esto?

jueves, 12 de octubre de 2017

ELECCIONES A LA CARTA; SABOREANDO EL FUTURO

Artículo de Opinión
ELECCIONES A LA CARTA; SABOREANDO EL FUTURO
Por: Vicente Scordamaglia

Nada original ofrece el segundo tramo de la campaña política que cierra el ciclo de las elecciones intermedias legislativas. Las perspectivas que manejan los principales espacios políticos son realmente escasas, a lo sumo sus dirigentes están atentos para ver si un traspié del contrincante los favorece para llevar agua a su propio molino y mejorar su performance. Como se vio en las PASO y ahora con mucho más énfasis en la elección definitoria, no solo son los mismos candidatos  que encabezan la campaña, sino que además lo hacen los principales referentes de las coaliciones que intentan garantizar un buen resultado, ya que de no ser así equivale a poner en riesgo el proyecto presidencial de 2019; y este imperativo vale tanto para el gobierno como para la oposición.
A decir verdad, quienes están a full con la campaña son los medios de comunicación que a la hora de ventilar las miserias de los candidatos de la oposición están desplegando todo su arsenal de información sucia proveniente de la cloaca de la Nación (servicios de inteligencia de por medio) con el propósito de esmerilar las chances de la oposición y blindar (por ahora) al gobierno, pasando por alto todos los infortunios que dejó su pobre gestión inicial a partir de los intereses que representan los cuestionados ministros de la Nación, a menos, se me ocurre, que los corruptos de este gobierno lo estén guardando  bajo siete llaves para futuras extorciones. Claro, los medios de comunicación de algo tienen que vivir y operan en consecuencia para lograr el mayor beneficio económico a través de las pautas oficiales y otros negocillos adicionales del cual el binomio Carrió-Lanata no dicen “ni mu”; esto es así, todavía los muchachos siguen investigando al gobierno pasado, no vaya a ser cosa que todavía les dé un buen susto y tengan que recalcular. Pero todo esto tiene un límite y es el que pone la gente cuando el nuevo relato llegue a su fin. Esto es, dicho en buen criollo, cuando el hartazgo comience a erosionar las bases de credibilidad del Macrismo en el poder y sus mentores; en todo caso, será cuando los sectores del capitalismo prebendario nacional (que viven de la teta del Estado) dejen de recibir los beneficios que subsidia a las élites de Argentina en vez de que ello le llegue a los sectores que más lo necesitan.
Ahora bien, si sumamos el tiempo en que tardó la democracia en construir una alternativa de poder al gobierno anterior con su autoalternancia (12 años de Kirchnerismo) tranquilamente podríamos estimar que el sistema democrático necesitará al menos ocho (8) años para reconsiderar alguna opción que permita construir una nueva alternativa que ocupe el poder político, sobre todo pensando en que las distintas variantes de Peronismo se encuentran en proceso  de renovación para garantizar el desarrollo del sistema democrático que todos los argentinos queremos fortalecer. Claro está que todo este apronte se dará en tanto el oficialismo no pretenda acelerar los tiempos forzando reformas que quizás necesiten de mucho más consenso del que tienen en la actualidad; así, las reformas que maneja el gobierno, orillaría un “modelo neoliberal” que pretende instaurar desplazando del centro de la agenda de gobierno las necesidades de los trabajadores y las clases medias argentinas y remplazarla por las condiciones que imponen las minorías financieras de La Nación; para ello el gobierno necesita avanzar sobre la reforma política y judicial, una transformación previsional y un cambio profundo en el campo laboral, estos cuatro elementos serían el andamiaje que busca el gobierno para sentar las bases de un “nuevo ordenamiento” institucional para construir (así dicen) una república fuerte, próspera y equitativa,  pero sin la participación de los trabajadores en las decisiones estratégicas de la Nación. Esto se puede leer más claro diciendo que unos pocos sectores afines al gobierno están sentados a la mesa y al nuevo reparto nacional.
Gabriel García Márquez solía decir que “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”; en este sentido el pueblo argentino recuerda perfectamente lo que vivió y tiene perfecto registro de lo sucedido cada vez que gobiernos de distinto pelaje intentaron avasallar las conquistas de los trabajadores y sus derechos.  


lunes, 2 de octubre de 2017

EL MENSAJE DE LA JUVENTUD UN EJEMPLO PARA IMITAR

EL MENSAJE DE LA JUVENTUD UN EJEMPLO PARA IMITAR
“El organismo que destruye su entorno, se destruye a si mismo” Gregory Batenson
Nace una nueva forma de protesta en argentina. Inspirados en valores casi olvidados como la solidaridad, el compañerismo y las buenas intenciones para reparar y no para destruir su ámbito de estudio, algunos jóvenes participantes en las tomas de colegios decidieron utilizar el tiempo que llevo su reclamo frente a las autoridades estudiantiles,  en una tarea productiva y recreativa para sus vidas y la sociedad toda.
Los jóvenes de la escuela Técnica Nª 6 distrito escolar 12 Fernando Fader, decidieron transformar un episodio conflictivo de “dudosa legitimidad” (según los medios de comunicación) en un acontecimiento reivindicativo de características novedosa y métodos originales. La escuela en la que ellos decidieron instruirse para completar su formación intelectual, tiene carencias edilicias que hacen imposible que en ese lugar se pueda ir a votar por el peligro que eso significa según las autoridades, sin embargo nadie se fijó si existe algún peligro para los estudiantes que allí concurren a diario. Frente a esta realidad incontrastable los estudiantes se auto convocaron y dieron una respuesta contundente; juntaron herramientas, pintura y todo tipo de material de construcción y ayudados por un grupo de padres realizaron ellos mismos las reparaciones pertinentes.
El mensaje que me deja esta actitud que contrasta con episodios delincuenciales de nuestra vida cotidiana es que: cuando los jóvenes asumen el compromiso de edificar su propio destino la nación en su conjunto se llena de esperanza al saber que lo que viene es acaso mejor de lo que nosotros, los mayores, habíamos pensado.   

Vicente Scordamaglia