miércoles, 18 de octubre de 2017

ESCENARIOS PELIGROSOS

Artículo de Opinión
ESCENARIOS PELIGROSOS
Por: Vicente Scordamaglia

La gravedad de los episodios que conmueven a la Argentina a escasas horas de las elecciones del próximo domingo 22 de octubre, exigen el máximo ejercicio de mesura que puedan poner los actores involucrados de nuestra sociedad en contener la crisis desatada entre los hechos de corrupción del gobierno anterior y el hipotético caso de la aparición sin vida de Santiago Maldonado, situación esta que concierne a la máxima  responsabilidad del gobierno nacional ya que en su administración, está involucrado el Ministerio de Seguridad Nacional y la Gendarmería, fuerza que actuó en la represión que posteriormente produjo la desaparición forzada del joven militante.

Las dos puntas del conflicto exacerban la necesaria tranquilidad que debe primar en la sociedad en su conjunto a la hora de emitir su voto, sin que ningún episodio de la naturaleza que sea, produzca tensiones innecesarias que alteren el normal ejercicio de la sociedad para emitir su voto y fortalecer la democracia como único sistema político capaz de resolver las problemáticas de todos los argentinos.    
Es triste ver como la clase política intenta sacar ventajas espurias de verdaderos dramas que afectan a todos los argentinos, como así también, produce repulsión ver como los medios de comunicación desinforman sobre episodios de tanta gravedad institucional y dolor humano como los hechos que envuelven el caso Maldonado.

Como vemos la fragilidad del sistema democrático exige y debe ser preocupación de todos para que no se mancille impunemente. El gobierno argentino demoró demasiado tiempo en dar una respuesta contundente por el caso Maldonado, tiene el derecho y la obligación de poner en funcionamiento los fusibles pertinentes que le otorga la estructura institucional del poder para reemplazar a funcionarios, ministros y jerarquía de la fuerza involucrada para evitar implicar a todo el gobierno nacional; en ese caso, prefirió esconder el grave episodio que llegó al colmo de lo absurdo cuando suelta de cuerpo la mentora de Cambiemos (Elisa Carrió) ninguneó la gravedad del caso Maldonado e intentó presentarlo como una operación política de la oposición para dañar la imagen del gobierno. 
Hoy, no solo el gobierno deberá hacerse cargo del crimen perpetrado por algún gendarme desequilibrado y posterior encubrimiento de la fuerza, sino por la zozobra ocasionada a todos los argentinos momentos antes de que, con el voto nacional, nos encaminemos una vez más, a consolidar el sistema político en el que todos, decidimos vivir.     

A propósito: ¿el Presidente que dice de todo esto?

jueves, 12 de octubre de 2017

ELECCIONES A LA CARTA; SABOREANDO EL FUTURO

Artículo de Opinión
ELECCIONES A LA CARTA; SABOREANDO EL FUTURO
Por: Vicente Scordamaglia

Nada original ofrece el segundo tramo de la campaña política que cierra el ciclo de las elecciones intermedias legislativas. Las perspectivas que manejan los principales espacios políticos son realmente escasas, a lo sumo sus dirigentes están atentos para ver si un traspié del contrincante los favorece para llevar agua a su propio molino y mejorar su performance. Como se vio en las PASO y ahora con mucho más énfasis en la elección definitoria, no solo son los mismos candidatos  que encabezan la campaña, sino que además lo hacen los principales referentes de las coaliciones que intentan garantizar un buen resultado, ya que de no ser así equivale a poner en riesgo el proyecto presidencial de 2019; y este imperativo vale tanto para el gobierno como para la oposición.
A decir verdad, quienes están a full con la campaña son los medios de comunicación que a la hora de ventilar las miserias de los candidatos de la oposición están desplegando todo su arsenal de información sucia proveniente de la cloaca de la Nación (servicios de inteligencia de por medio) con el propósito de esmerilar las chances de la oposición y blindar (por ahora) al gobierno, pasando por alto todos los infortunios que dejó su pobre gestión inicial a partir de los intereses que representan los cuestionados ministros de la Nación, a menos, se me ocurre, que los corruptos de este gobierno lo estén guardando  bajo siete llaves para futuras extorciones. Claro, los medios de comunicación de algo tienen que vivir y operan en consecuencia para lograr el mayor beneficio económico a través de las pautas oficiales y otros negocillos adicionales del cual el binomio Carrió-Lanata no dicen “ni mu”; esto es así, todavía los muchachos siguen investigando al gobierno pasado, no vaya a ser cosa que todavía les dé un buen susto y tengan que recalcular. Pero todo esto tiene un límite y es el que pone la gente cuando el nuevo relato llegue a su fin. Esto es, dicho en buen criollo, cuando el hartazgo comience a erosionar las bases de credibilidad del Macrismo en el poder y sus mentores; en todo caso, será cuando los sectores del capitalismo prebendario nacional (que viven de la teta del Estado) dejen de recibir los beneficios que subsidia a las élites de Argentina en vez de que ello le llegue a los sectores que más lo necesitan.
Ahora bien, si sumamos el tiempo en que tardó la democracia en construir una alternativa de poder al gobierno anterior con su autoalternancia (12 años de Kirchnerismo) tranquilamente podríamos estimar que el sistema democrático necesitará al menos ocho (8) años para reconsiderar alguna opción que permita construir una nueva alternativa que ocupe el poder político, sobre todo pensando en que las distintas variantes de Peronismo se encuentran en proceso  de renovación para garantizar el desarrollo del sistema democrático que todos los argentinos queremos fortalecer. Claro está que todo este apronte se dará en tanto el oficialismo no pretenda acelerar los tiempos forzando reformas que quizás necesiten de mucho más consenso del que tienen en la actualidad; así, las reformas que maneja el gobierno, orillaría un “modelo neoliberal” que pretende instaurar desplazando del centro de la agenda de gobierno las necesidades de los trabajadores y las clases medias argentinas y remplazarla por las condiciones que imponen las minorías financieras de La Nación; para ello el gobierno necesita avanzar sobre la reforma política y judicial, una transformación previsional y un cambio profundo en el campo laboral, estos cuatro elementos serían el andamiaje que busca el gobierno para sentar las bases de un “nuevo ordenamiento” institucional para construir (así dicen) una república fuerte, próspera y equitativa,  pero sin la participación de los trabajadores en las decisiones estratégicas de la Nación. Esto se puede leer más claro diciendo que unos pocos sectores afines al gobierno están sentados a la mesa y al nuevo reparto nacional.
Gabriel García Márquez solía decir que “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”; en este sentido el pueblo argentino recuerda perfectamente lo que vivió y tiene perfecto registro de lo sucedido cada vez que gobiernos de distinto pelaje intentaron avasallar las conquistas de los trabajadores y sus derechos.  


lunes, 2 de octubre de 2017

EL MENSAJE DE LA JUVENTUD UN EJEMPLO PARA IMITAR

EL MENSAJE DE LA JUVENTUD UN EJEMPLO PARA IMITAR
“El organismo que destruye su entorno, se destruye a si mismo” Gregory Batenson
Nace una nueva forma de protesta en argentina. Inspirados en valores casi olvidados como la solidaridad, el compañerismo y las buenas intenciones para reparar y no para destruir su ámbito de estudio, algunos jóvenes participantes en las tomas de colegios decidieron utilizar el tiempo que llevo su reclamo frente a las autoridades estudiantiles,  en una tarea productiva y recreativa para sus vidas y la sociedad toda.
Los jóvenes de la escuela Técnica Nª 6 distrito escolar 12 Fernando Fader, decidieron transformar un episodio conflictivo de “dudosa legitimidad” (según los medios de comunicación) en un acontecimiento reivindicativo de características novedosa y métodos originales. La escuela en la que ellos decidieron instruirse para completar su formación intelectual, tiene carencias edilicias que hacen imposible que en ese lugar se pueda ir a votar por el peligro que eso significa según las autoridades, sin embargo nadie se fijó si existe algún peligro para los estudiantes que allí concurren a diario. Frente a esta realidad incontrastable los estudiantes se auto convocaron y dieron una respuesta contundente; juntaron herramientas, pintura y todo tipo de material de construcción y ayudados por un grupo de padres realizaron ellos mismos las reparaciones pertinentes.
El mensaje que me deja esta actitud que contrasta con episodios delincuenciales de nuestra vida cotidiana es que: cuando los jóvenes asumen el compromiso de edificar su propio destino la nación en su conjunto se llena de esperanza al saber que lo que viene es acaso mejor de lo que nosotros, los mayores, habíamos pensado.   

Vicente Scordamaglia

lunes, 25 de septiembre de 2017

NO TODAS LAS ELECCIONES SON IGUALES


Artículo de opinión
NO TODAS LAS ELECCIONES SON IGUALES
Por: Vicente Scordamaglia

Cada elección que se vota en democracia es diferente a la otra. Aunque esta sea una verdad de perogrullo conviene recordar algunos aspectos de la que viene: el oficialismo, responsable de las acciones de gobierno, se ve sujeto a ser plebiscitado en cada elección nacional por su gestión de gobierno  de acuerdo al plan que se encuentra trazado en el núcleo duro del proyecto político que lo llevo a ocupar la máxima responsabilidad del gobierno, este ejercicio, es lo que se llama control de gestión por parte de la ciudadanía, algo así como un contra poder ejercido desde la sociedad para mantener a raya con su voto al gobierno de turno del color partidario que sea; ejercicio este que los argentinos no estamos habituados a ejercer.  La oposición en cambio, será evaluada por sus nuevos aportes para mejorar el sistema democrático y sus instituciones dentro de un proyecto político superador tal es el rol asignado a la oposición que garantiza  la alternancia en el poder; el resto, tiene que ver con políticas coyunturales y sectoriales que involucran a todos los actores políticos, sociales y empresariales de la sociedad para encontrar y consensuar las mejores propuestas, para que, en ese regateo ideológico que conlleva el ejercicio del poder (poder hacer) se pueda viabilizar quienes son los dirigentes y que partido político representa mejor las necesidades, las expectativas y los sueños de los argentinos.

Claro que este diseño de una democracia ideal representativa estaría incompleto, si no tuviéramos en cuenta el contexto en el cual se desarrolla cada una de estas compulsas; esto es, en que marco histórico social, político y económico del mundo los pueblos emiten su voto y deciden con él, el rumbo de la evolución de su organización social en el camino de construir una república participativa. Si esto es así, convengamos entonces que cada elección tiene aspectos centrales que la hacen diferente a todas las demás, por ejemplo: en las actuales elecciones nacionales de nuestro país, todavía el pueblo argentino tiene pendiente tres aspectos que son trascendentes para el avance de su democracia: en primer lugar, consolidar la gobernabilidad (gobierne quien gobierne) elemento central para dejar atrás definitivamente años de frustración y decadencia política con heridas que todavía hoy supuran por su gravedad, en segundo término acabar con la creciente corrupción instalada en nuestra  incipiente democracia penetrada por verdaderas bandas que han hecho del estado argentino un coto de caza y en ese sentido una lucha sin cuartel por el poder entre facciones y grupos de presión que luchan por el manejo de la deteriorada economía nacional y por último pacificar los espíritus belicosos para alejar definitivamente la violencia como método para resolver nuestra querellas. 

Ahora bien, es sabido ya que el mundo no es un lecho de rosas por donde se encaminan los pueblos del mundo hacia una mejor calidad de vida. El trabajo de cartografiar el mundo y sus componentes en una crisis planetaria sin precedente, está demandando instrumentos de análisis equivalentes a la dimensión misma del conflicto para encuadrar la complejidad de la época y en consecuencia, hacerle frente; no se trata entonces de evaluar solamente los cambios coyunturales, o la realización de una buena gestión de gobierno, se trata de comprender sobre todas las cosas el rumbo de la evolución de los acontecimientos mundiales y realizar las reformas estructurales que nos ubique en el centro de las soluciones y nos aleje de los peligros  en los que se ven sometidos los pueblos que no han sabido llegar a tiempo para lograr la síntesis necesaria que requiere la comprensión de un nuevo orden internacional que nos puede llevar al bienestar común o a un fracaso estrepitoso de nuestras expectativas de vida.  Descifrar correctamente el nuevo orden global, que construye aceleradamente una “nueva” civilización a partir de la revolución tecnológica basada en torno a las tecnologías de la información, es la gran tarea. Esta, tiene que ser la prioridad para aquellos que nos gobiernan para no quedarnos en un nuevo intento fallido cada vez que nos proponemos decodificar su contenido.

En el devenir en que se construye el mundo están las respuestas a los interrogantes que desvela a los pueblos que luchan por su existencia. Los profundos cambios que provienen de los centros de poder mundial nos atraviesan a todos por igual. La forma en que nos relacionamos entre los seres humanos, ha cambiado dramáticamente y se vive la precariedad de lo inestable. Mientras los sistemas políticos sigan inmersos en una crisis de representatividad y su clase política deslegitimada por escándalos de corrupción, la política seguirá dependiendo de los medios de comunicación y de su respaldo, dependerá la defensa de los intereses de grupos de poder y no los de la gente que cada vez reclaman con mayor urgencia conocer la verdad tal cual es y construir en  base a ella una civilización que el tiempo en su transcurso ratifique y fortalezca.


lunes, 4 de septiembre de 2017

¡QUE TODO UN PUEBLO PUEDA MAS QUE UNOS CUANTOS!

¡QUE TODO UN PUEBLO PUEDA MAS QUE UNOS CUANTOS! 
Declaración de la Red Político Social en repudio a la violencia política.

La espiral de violencia que se viene instalando en el devenir social, político y económico de nuestra nación, nos retrotrae a tiempos en la que todos los argentinos recordamos muy bien y no queremos regresar.
La movilización de miles de argentinos en reclamo del esclarecimiento de la desaparición de Santiago Maldonado se vio enturbiada una vez más por grupos violentos que empañaron el legitimo reclamo de la ciudadanía que no acepta la naturalización de la violencia provenga esta desde el estado nacional (por desborde de algún funcionario de turno) o de grupos minoritarios desconocidos que operan en las sombras y no se sabe a ciencia cierta a quien o a que intereses responden.     
En medio de este violento acontecer que anticipa peligros mayores, reclamamos enfáticamente a la clase dirigencial argentina una declaración (conjunta) de todas las fuerzas políticas y sociales de nuestro país que de señales claras que el “caos” que se intenta instalar, apunta directamente a socavar los cimientos mismos del sistema democrático y su normal desarrollo y consolidación; por tanto, se hace necesario unir fuerzas sin bajezas sectoriales, para manifestar públicamente que los argentinos no estamos dispuestos a que nos desbarranquen nuevamente al precipicio de la intolerancia y la marginalidad. Por todo ello decimos una vez más:
 ¡QUE TODO UN PUEBLO PUEDA MAS UNOS CUANTOS! 


   


miércoles, 30 de agosto de 2017

BAJO EL ESTIGMA DE LA GUERRA

Artículo de opinión
BAJO EL ESTIGMA DE LA GUERRA
Por: VICENTE SCORDAMAGLIA

“Todos los líderes deben saber que quien le haga la guerra al mundo, el mundo le hará la guerra a él”.
Escribir no siempre es dar respuestas, sino por el contrario la mayoría de las veces es hacerse preguntas. Las preguntas abren interrogantes en nuestro sistema de ideas y creencias porque  interpelan las certezas que ya tenemos, aquellas que sostienen nuestra estructura psíquica y social, a su vez, estas (preguntas) nos promueven angustia e incertidumbre que nos mueven a buscar nuevas respuestas que remplacen a las anteriores, aunque sepamos a priori que estas, serán provisorias.
Convendría entonces en este caso hacer una aclaración que me parece pertinente, este escueto análisis no es una toma de posición, mucho menos pretende dar respuestas definitivas, más bien se trata de la búsqueda de algunos indicios que nos lleven a comprender qué intereses se están disputando en el mundo y cómo se planta cada uno de los países que hegemonizan algún tipo de liderazgo internacional sea este comercial, militar o territorial en el juego de equilibrio de fuerzas que mantienen la paz en el mundo, alejada del riesgo de entrar en una escalada bélica de características planetarias con consecuencias catastróficas que arrastraría a toda la humanidad por el uso insensato de armas nucleares; en todo caso, digámoslo así, el presente análisis, se parece a una descripción más que a una interpretación.
Dicho esto: mientras los poderosos del mundo fanfarronean, exhibiendo su poderío bélico con el que estarían dispuestos a matar a cientos de miles de personas en cualquier parte del mundo, sobre todo a aquellos que no se sometan a (sus designios de “negociar” bajo sus nefastas reglas) la entrega de las riquezas que los pueblos conservan como patrimonio estratégico para su subsistencia, la sociedad mundial comienza a tomar conciencia de lo que sucede, percibiendo que vuelve a quedar atrapada en medio de dos frentes que dicen ser su mecenas y que los van a librar de los gobiernos populistas y totalitarios por un lado, o por el  liberalismo salvaje que los esclaviza por el otro. En la medida que estos dos frentes que gobiernan el mundo se radicalizan, los pueblos perciben que la única manera de detener este nuevo latrocinio que se viene consumando sobre los pueblos libres del mundo, es enfrentar juntos la amenaza que se yergue sobre ellos ya que no se observa ningún atisbo de solución “negociada”, que sea más justa, entre las naciones más “poderosas de la tierra” y el resto de los países del mundo que no han alcanzado todavía la tecnología y el el conocimiento suficiente que los encamine hacia un desarrollo sustentable para sus pueblos.
La brecha tecnológica existente en la actualidad (entre unos y otros) es de tal magnitud, que la dependencia que tiene gran parte del mundo con las nuevas tecnologías hace difícil un desarrollo independiente y soberano de su proceso de producción, y, como consecuencia de ello, su crecimiento y desarrollo; la mayoría de los pueblos se mantienen anclados en el pasado ya que ni bien alcanzan un punto óptimo de avance en los sistemas de producción los nuevos progresos de los países que hegemonizan el conocimiento tecnológico de punta dejan obsoleto cualquier intento de independencia en materia de producción, de desarrollo económico sustentable y aplicaciones tecnológicas. 
Desde finales del siglo XX las potencias mundiales vienen produciendo, dentro mismo de su núcleo duro, cambios muy profundos movidos por el ingreso de China a los mercados internacionales; el sistema capitalista Chino, mezcla de una agresiva política comercial internacional y prácticas de producción y distribución interna de explotación similares a las del siglo XIX, produjeron en el mundo entero un terremoto financiero y comercial, obligando a las empresas multinacionales a reconvertir sus sistemas de producción para poder competir en el mercado internacional, episodio este que viene impactando de lleno sobre la realidad de los trabajadores del mundo y su perspectiva de progreso. La reciente reforma laboral que se acaba de instalar en Brasil es una muestra de cómo los poderosos pretenden resolver la encrucijada que les plantea la crisis financiera internacional, que por lo visto recae una vez más sobre las cabezas de las masas laborales del mundo globalizado.
El liderazgo del poder mundial por parte de los EEUU comienza a mostrar signos de fatiga frente al creciente despliegue del gigante asiático, que asume los riesgos de ocupar sin prisa (con paciencia oriental) pero sin pausa todos los espacios vacantes que van dejando Rusia y EEUU fundamentalmente; esto quiere decir que hoy ya estamos en la antesala de un mundo globalizado bajo la influencia del multipoder con un protagonismo creciente de China en todas las áreas sensibles de la economía mundial.
Los cambios en la estructura del poder económico mundial anuncian que ya estamos parados en un mundo multipolar, por lo que el nuevo mapa geopolítico de este poder fragmentado entre varios países comienza a configurarse con naciones que tienen a su vez la capacidad de proyectarse  internacionalmente y transformarse en poco tiempo (si es que ya no lo son) en potencias planetarias así, podemos comenzar a visualizar como se van alineando en el nuevo mapa mundial. En la cúspide podemos ver a tres naciones con capacidad de operaciones planetarias económicas, militares y territoriales, a saber: China, EEUU y Rusia; un segundo poder con las mismas capacidades pero sin el poderío militar global se encuentran: Alemania y Francia hegemonizando el mercado común Europeo, y en la misma línea compitiendo con este mercado se encuentra Inglaterra, alineado estratégicamente con EEUU que, para equilibrar el poderío alemán que ejerce en Europa occidental (y gran parte de Europa oriental)  fundamentalmente en el mercado común Europeo, renuncio al mercado común creando el Brexit como modo de defender el valor de su moneda como valor de cambio internacional; finalmente siguiendo con esta cartografía en pleno desarrollo, el resto del planeta se encuentra todavía dentro de lo que son los estados nación, con escasa capacidad para operar en este escenario planetario por la brecha tecnológica cada vez mayor que separa a  países ricos de países pobres, con excepción de algunos como Japón, Israel y otros que si bien cuentan con poderío militar y conocimiento tecnológico solo lo pueden utilizar circunscriptos a operaciones de corto alcance, sobre todo en el aspecto regional. Quizás  convendría agregar aquí que naciones como Corea del Norte, Irán, Afganistán, Cuba o Venezuela y otros tantos más, están siendo  considerados en este nuevo mapa como países marginales en tanto alguno de ellos no desistan de sus planes de independencia económica y soberanía política a través de su desarrollo nuclear; finalmente por fuera de toda planificación posible, se encuentran  los estados considerados terroristas.    
Ahora bien, si este mapa es el que se corresponde con la realidad, ¿qué perspectiva tienen el resto de los países del mundo si amenazan con sacar los pies del plato de este nuevo orden? y ¿qué capacidad tienen de concentrar poder junto a otras naciones que están excluidas del nuevo mapa mundial?

En el pasado reciente una tendencia continental llamada tercer mundo se organizó bajo el argumento de la defensa común y desafió el avance de los imperios de EEUU y La Unión Soviética que salieron victoriosos de la segunda guerra mundial (mundo bipolar) dividiéndose el mundo en dos grandes áreas de influencia, estos fueron consumados en los tratados de Potsdam y de Yalta.
Si bien la formación de una tercera posición no fue la herramienta totalizadora para conseguir una liberación estratégica y definitiva de los pueblos, al menos tuvo la virtud de conformar un sólido bloque de países en vías de desarrollo para evitar el saqueo en masa que pretendían realizar estos dos imperios que se dividieron el mundo bajo su área de influencia. Solo La Guerra Fría en la que se embarcaron las dos naciones en pugna y su alocada carrera armamentista pudo atenuar el saqueo que pretendían realizar. En este escenario denominado La Guerra Fría, hubo figuras descollantes en el bloque tercermundista que supieron aprovechar esta fisura entre los dos imperios consolidando posiciones de independencia en el aspecto interno de sus países siendo de escaso éxito a nivel internacional con excepción del caso Cubano que logró perforar sus fronteras ideológicas pese al intenso boicot desplegado por el imperialismo Yanqui, hecho este que duró hasta el colapso del mundo Soviético dejando a Cuba a la intemperie para encontrar en Venezuela a su sustituto ideal a cambio de petróleo por protagonismo ideológico.    
Siguiendo con esta línea argumental observemos entonces que en los últimos veinte años, una renovada tendencia sacudió la inercia de los pueblos del continente americano, en donde comenzó a expandirse la idea de países que claman y luchan por su liberación; desde Cuba pasando por Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Chile, Uruguay y Argentina por nombrar alguno de ellos, se alinearon en la creación de una renovada consigna de construir la Patria Grande, esto es la conformación de un bloque regional político, comercial y cultural para contener cualquier intento de avasallamiento a la autodeterminación de los pueblos y su pretensión de independencia. Sin embargo el avance de este nuevo episodio histórico duró lo que tardó el imperio Norteamericano en reorganizar una nueva escalada sobre un continente (Americano) que considera es de su influencia estratégica en sus planes hegemónicos e imperialistas. Así fue quebrando uno a uno la voluntad de países de nuestro continente, destituyendo en algunos casos a sus gobiernos elegidos por la voluntad de las mayorías con episodios jurídicos políticos que llevaron, como es el caso de Venezuela, a sobrellevar una intensa campaña de desgaste para aplastar quizás el último intento de soberanía regional y comercial en nuestro continente. Quizás convendría recordar para encontrar las razones de lo que ocurre en Venezuela  que este país tiene una de las reservas petroleras más grandes del planeta según datos internacionales y es el quinto país que provee de petróleo a EEUU, un 40% de lo que importa para el desarrollo de su economía nacional, pero si a esto le sumamos razones estratégicas, lo que trata de hacer EEUU es evitar que Venezuela copie el modelo Cubano para mantenerse en el poder influenciando a otros pueblos a recorrer el mismo camino.  
La lucha del presente y futuro inmediato comienza a librarse en todos los frentes: militar, económico, territorial y tecnológico, y a decir verdad la delicada situación mundial comienza a configurarse como la madre de todas las batallas, ya que aquí, en esta disputa, se define la apropiación de los recursos fundamentales para el desarrollo del siglo XXI, hecho este que puede marcar definitivamente el destino trágico de muchas naciones o tal vez, en el peor de los casos, el de toda la humanidad. 

Nota: he omitido exprofeso para esta nota, nombres propios de líderes o personajes significativos de esta etapa histórica, como así también episodios ocurridos en la política interna de los pueblos en el transcurso de este periodo para evitar todo tipo de personalismo o toma de posición facilitando la comprensión y dejando al lector, su libre interpretación acerca de ellos.   

lunes, 21 de agosto de 2017

NI VENCEDORES NI VENCIDOS… CRISIS DE REPRESENTATIVIDAD

NI VENCEDORES NI VENCIDOS… CRISIS DE REPRESENTATIVIDAD
¡En democracia el único que gana cuando elige libremente es el pueblo!

Si usted creía que este era un país perdedor, amargado y aburrido, el domingo pasado, en el cierre de las elecciones nacionales, la clase política de nuestro país demostró lo contrario; todos festejaron alegremente como legítimos vencedores, y no porque hayamos tenido una jornada democrática ejemplar, y en verdad ese es nuestro mayor activo a futuro, sino porque todos los candidatos mejor posicionados creen haber ganado las elecciones primarias de medio término.
El Presidente Macri y los suyos ganaron porque creen que la gente votó la continuidad de las medidas de gobierno sin importar el costo que esto tiene para los sectores más vulnerables de la sociedad; en otro orden Cristina ganó porque cree que el pueblo le vuelve a dar la oportunidad de retornar al poder y restituir todas las medidas fallidas de su gobierno pasado, solo que los Macristas le armaron un escenario para que no aparezca en las primeras planas de los diarios locales y del mundo como la ganadora de las elecciones; y Massa ganó porque cree que es él quien le pone límites a los intereses de Cristina y se siente competitivo a la hora de esperar el desgaste del gobierno porque cree que en el 2019 será el elegido de la gente.

La verdad, es que ningún dirigente político ganó las elecciones del domingo pasado convertidas en un plebiscito nacional, no solo de la gestión del gobierno actual,  sino en la misma línea también lo hizo con la actitud y el rol que debe tener la oposición; a lo sumo, lo que podemos decir en términos de ganadores y perdedores es que lo que aquí hubo, es un categórico empate electoral. En realidad el único ganador en todo este desaguisado explotado hasta el cansancio por los medios de comunicación, es el pueblo que se expresó libremente para otorgarle al gobierno una cuota más de confianza; al mismo tiempo la gente le dijo a Cristina que todavía falta tiempo para corregir los errores cometidos durante doce años de gobierno Kirchnerista y sanar las heridas abiertas que dejó su última gestión, y finalmente en el mismo orden, ¿“resguardó” a Massa de un desgaste prematuro? señalando que debe seguir trabajando con su proyecto de 1pais porque si el diablo no mete la cola puede ser la alternativa de gobierno en las elecciones presidenciales de 2019. Todo esto lo veremos de aquí en adelante porque todo esto es información en desarrollo como dice el periodismo.

Ahora bien, si como dicen todos los analistas (y en esto coinciden) 2 de cada 3 ciudadanos le dijeron que no al gobierno y del mismo modo 2 de cada 3 le dijeron que no a Cristina y el tercero en discordia Massa sacó menos votos que nunca ya que Margarita le aportó un 7 % a su haber pues entonces, el escenario que tenemos por delante no es que tenemos una amplia oferta electoral sino más bien se trata de una profunda crisis de representatividad política y de complejo tratamiento inmediato.

Pero metamos un poco más la cuchara en el desaguisado. Como vimos en la campaña electoral estos tres dirigentes realizaron actividades idénticas para llegar al voto de la gente; casi la misma escenografía, el mismo discurso sobre las cosas que faltan realizar resaltando las deficiencias de sus oponentes para tal fin y bajando al territorio para escuchar los problemas de la gente. ¿Pero si los tres hicieron lo mismo quién marcó la diferencia? Y la respuesta es muy simple: fue aquel que le dio mayores certezas al pueblo y aquí cambiemos sacó una leve ventaja. La certidumbre de la gobernabilidad expresada en votos es quizás el elemento más significativo que están dejando las elecciones de medio término, más allá de la conformación de las dos cámaras esto es, Senadores y Diputados herramienta indispensable para conseguir quórum propio o consensuar con la oposición si fuera necesario; en este sentido el resultado siempre será seguir consolidando estratégicamente la democracia argentina de cara al futuro, como así también construir espacios de consensos necesarios que nos lleven a reformar todos los instrumentos institucionales que la democracia necesita para  obtener una Argentina más plena enriquecida por la diversidad, la pluralidad y la tolerancia.

Quizás (para terminar con este escueto análisis) lo que resta de aquí a las elecciones definitivas de octubre próximo es que todos nos demos cuenta (no solo los políticos) que allí afuera de nuestras fronteras nos espera un mundo hostil dispuesto a hacernos pagar caro todos nuestros errores y nuestras bajezas si es que no asumimos con responsabilidad la empresa de construir una gran nación sólida y duradera que nos incluya a todos.


VICENTE SCORDAMAGLIA