lunes, 22 de mayo de 2017

EL ¡SI SE PUEDE!

EL ¡SI SE PUEDE!
¿ES UN NUEVO FRAUDE PARA LOS ARGENTINOS?

La campaña electoral para evaluar el primer tramo de la gestión del gobierno actual ya está instalada en todos los órdenes de la vida cotidiana de los ciudadanos. Con sus fortalezas y debilidades el gobierno deberá hacerle frente a las promesas electorales incumplidas que lo catapultaron como Presidente de todos los argentinos. Entre aseveraciones semestrales que fueron subiendo de tono, el gobierno de cambiemos todavía hoy en día, no puede mostrar un proyecto económico que indique que los argentinos dejaremos atrás años de incertidumbre,  desorganización política, económica y social.  

La gente no está conforme con las medidas tomadas por el gobierno de Macri, sobre todo en los aspectos que tienen que ver con la economía familiar de nuestro pueblo. Los ajustes brutales sobre los servicios públicos de gas, agua, luz, teléfono y servicios municipales sumados a los impuestos en bienes personales y ganancias y ni hablar si le sumamos alquiler de vivienda escuela y alimentos, están destrozando la economía de los hogares medios y pobres de la población que ven como se les licua su salario solamente en el pago de los servicios e insumos básicos para subsistir.
Es verdad que el anterior gobierno dejó infinidad de desajustes en muchos aspectos de la economía, pero no es menos cierto que el actual gobierno está haciendo una fenomenal transferencia de dinero de los bolsillos de los trabajadores para paliar el déficits empresarial y “mejorar los servicios” en la que todavía no se ve una sola obra que indique que estén mejorando la calidad de sus prestaciones.

La práctica que instaló el macrismo desde su inicio y que intenta naturalizar como algo lógico y razonable para los próximos dos años y medio de gobierno, es cobrarle a los usuarios el costo que deberían asumir los empresarios (eso que se llama capital de riesgo y que los verdaderos empresarios conocen) por adjudicarles la explotación de empresas del estado nacional, así, este gobierno con las  medidas arbitrarias que va tomando, está dejando en claro que el riesgo y el déficit empresarial lo tiene que pagar la gente. Como vemos con estas prácticas empleadas por el oficialismo no hay muchas virtudes que digamos de la que se puedan jactar el presidente Macri y sus gerentes; administrar nuestros intereses no es solo imponernos desde el poder la lógica de los Reinos de la edad media: aquellos que le hacían pagar un tributo excesivo ordenado por el Rey caso contrario le sacaban las tierras y no podían seguir trabajando para luego deambular en la miseria; lo que estoy señalando con esto es que literalmente en la actualidad el gobierno pone más esfuerzo en cómo sacarle la plata a los que menos tienen mediante impuestos cada vez más onerosos (para seguir enriqueciendo aún más a sus socios ricos) en vez de generar mayor equidad entre los distintos sectores que conforman nuestra sociedad y esto es así cuando vemos que algunos funcionarios del actual gobierno están vinculados financieramente con las empresas en cuestión.

La situación así como se ve, carece mucho de ser un proceso virtuoso para transformarse a medida que pasa el tiempo y se conocen algunos detalles del manejo económico del gobierno, en un nuevo fraude para todos los sectores medios y populares que una vez más, están obligados a financiar con sus magros salarios a empresarios inescrupulosos que no están dispuestos a correr ningún riesgo empresario y realizar, mientras el estado argentino los protege, un pingüe negocio a costillas del esfuerzo de los trabajadores argentinos y el estado nacional.

A esta nueva estafa perpetrada por un gobierno en contra de su pueblo que en vez de defender sus intereses y administrar con equidad sus recursos defiende el patrimonio de los especuladores de siempre se lo llama capitalismo de amigos y asociados porque están decididos a seguir esquilmando a los argentinos enriqueciéndose a costillas de un estado benefactor para ricos.
Un agravante pendiente sobre este tema es el de la justicia  que todavía no investigó debidamente el destino de los subsidios otorgados a las empresas por el gobierno anterior con proyección al oficialismo actual ya que ese dinero no se materializo en obras que mejoren la prestación de los servicios; así planteado el caso pasa de ser de una estafa moral a un delito económico que debe ser investigado y sancionado para reparar la credibilidad del estado nacional seriamente dañado por esta estafa que amenaza con quedar impune.   

Ahora bien, ¿cuáles son las perspectivas que se ven a futuro en este año electoral a casi dos años de gestión del nuevo gobierno?. Si seguimos la proyección que nos dejó la última elección que invistió al Ing. Macri presidente ganando en segunda vuelta por un escaso margen de votos, apenas un tres por ciento del total de los votos emitidos, la pregunta que surge a este interrogante es: ¿cómo votará la gente en este contexto para el segundo tramo de gobierno del frente cambiemos teniendo en cuenta que la economía no lo favorece?

Lo que resulte de esta elección de medio término impactará con fuerza en las aspiraciones presidenciales de 2019. El reloj del tiempo comenzó a correr, las fuerzas políticas son las mismas que confrontaron en 2015 y son las que lideran  Macri, Cristina y Massa. ¿Qué hará la sabiduría popular con su voto? ¿Avanzará hacia un cambio desgarrador que deja afuera a millones de argentinos o querrá volver al pasado inmediato del cual hay mucho que revisar sobre todo mucho trabajo para la justicia?; salvando esta polaridad que estos dos sectores alimentan a diario, una tercera opción espera su turno para ser llamado a construir una alternativa distinta que incluya los intereses y las expectativas de todos.
Esa verdad solo la conoce el pueblo mismo que en definitiva es el sujeto productor de su propio destino.


VICENTE SCORDAMAGLIA

miércoles, 10 de mayo de 2017

DOS POR UNO = DOS


DOS POR UNO = DOS
(2 x1 = 2)

Aunque se diga habitualmente y se sostenga con énfasis en la mayoría de los casos, los hechos no hablan por sí solos; los hechos hablan y dan cuenta de una realidad cuando algún historiador, los medios de comunicación o alguien específico como la justicia apela a ellos, caso contrario, dormirán la siesta de los justos por toda la eternidad.
Esto viene a cuento del disparatado fallo de la corte suprema que permite a condenados por delitos de lesa humanidad gozar del beneficio del 2x1.

Con esta medida los militares que participaron del golpe de estado y posterior aberración contra los derechos humanos podrían con esta medida ser beneficiados por una ley (del 2x1) derogada en el 2001 por tratarse de una ley que beneficiaba más a los victimarios de cualquier delito que a sus propias víctimas y por una crisis carcelaria. En este caso concreto la decisión de la corte podría abrir la puerta a otros tantos militares que participaron en la última dictadura militar acusados de genocidas y crímenes de lesa humanidad en la brutal represión que ejercieron desde el estado nacional.

Como en todos los cuerpos colegiados como es el caso de la corte suprema de justicia, se supone que una agenda acordada entre los cinco jueces de la corte, establece las prioridades que organizan sus actividades y lo que es más importante sus decisiones. El criterio que utilizan los jueces para dictaminar sus sentencias tiene que ver con la gravedad de los casos que afecten o pongan en peligro la integridad de las instituciones de la nación o de las personas en sus derechos elementales de vivir y desarrollarse en una sociedad libre y democrática. No sé si en estos dos principios está el sentido de oportunidad para sancionar alguna ley que en tiempo y forma genere más conflicto del que la “verdad” de un veredicto debería reparar.

A juzgar por los hechos podríamos inferir que se trató de un inoportuno dictamen con poco sentido de la oportunidad ya que el fallo intenta colarse entremedio de las fechas en que los juicios a los militares fueron sancionados, esto es, entre el tiempo en que esta ley estuvo vigente desde el año 1994 hasta 2001 cuando finalmente la ley 24.390 conocida como la ley del “2x1” terminó siendo derogada. Así planteada la controversia, por lo menos llama la atención sobre la falta de acordada de los jueces conociendo mejor que nadie la sensibilidad de la temática sancionada y las reacciones que podrían producir en toda la sociedad argentina.   

La corte suprema de justicia es el máximo organismo (y la última instancia) que tiene la constitución nacional para impartir justicia ya que es allí donde descansa el reaseguro de los ciudadanos de nuestra nación para garantizan los derechos de todos por igual, es por ello que los argentinos hemos luchado tanto tiempo por una justicia independiente que no esté involucrada ni cooptada por otros poderes por el bien de la república y la de sus ciudadanos.

Es por ello que cabe destacar la rápida decisión de los legisladores (Senadores y Diputados) en sancionar una ley que corrija futuras y fallidas interpretaciones acerca de esta ley tan controvertida con el soporte de los argentinos que se movilizan para manifestar su repudio a tal desliz de los jueces actuantes; esta rápida reacción de todos los sectores de la sociedad, hace pensar que argentina cuenta hoy en día con un sistema de alertas para garantizar que todos los poderes de la nación, cumplan con el cometido y el rol por el cual fueron instituidos en la constitución nacional para bien de todos los Argentinos por igual. 


VICENTE SCORDAMAGLIA

jueves, 4 de mayo de 2017

POLARIZACIÓN, INTERNAS Y ENEMIGOS COMUNES


POLARIZACIÓN, INTERNAS Y ENEMIGOS COMUNES

La polarización en Argentina frente a las próximas elecciones de octubre se está construyendo con un argumento que puede llevarnos a escenarios políticos equivocados y de mucho conflicto. Por interpretación o por intereses creados adrede y fogoneado por grupos de poder, se promueve una confrontación entre neoliberalismo o populismo en la cual la inmensa mayoría del pueblo ni siquiera participa.

Presentar la problemática de los argentinos dominada por un combate entre estas dos opciones populismo o democracia, es falaz, o al menos engañosa ya que el conjunto de los argentinos y sus actores políticos (salvo unos pocos trasnochados) transitan el camino de la consolidación democrática argentina como sistema político innegociable. Es evidente entonces que crear esta disyuntiva favorece electoralmente al oficialismo que pretende dividir al electorado entre estas dos categorías para polarizar la elección nacional con el argumento de no volver al pasado de los últimos tres gobiernos Kirchneristas pero además, esta jugada le permite dejar afuera de esta disputa a la tercera fuerza política que lidera Sergio Massa que ofrece una tercera opción a la espera del desgaste del gobierno para confrontar directamente con éste en la elección presidencial de 2019; sin embargo, esta operación de Massa parece inconsistente a la hora en que el electorado tenga que elegir a su opción como valedera, ya que si el gobierno sigue inflando al Kirchnerismo (aunque más no sea por sus descalabros), en la próxima elección Massa quedará afuera de la pelea tal cual ocurrió en la elección de 2015.
En este sentido tanto Macri como Massa tienen un adversario común a derrotar y en ese desafío que tienen ambos el gobierno está en mejores condiciones para realizar esa operación lo que le valdría alzarse con un triunfo en las elecciones de medio término proyectándose así con las mejores chances de renovar su mandato por otro período más allá del 2019.

En realidad, al Frente Renovador  le quedan pocas opciones para romper la polarización en la que se encuentra atrapado, con pocos candidatos de trascendencia en los principales distritos electorales, los renovadores de Massa se debaten en utilizar una opción de riesgo que los sacaría de la encerrona en la cual se encuentran y los pondría directamente de cara a disputar la representación de las grandes mayorías en la elección presidencial, me refiero a participar de una gran interna del Justicialismo y de paso fortalecer así a la democracia partidaria del país. Ganar una interna del Justicialismo no solo equivale a conducirlo, además es erigirse como el nuevo jefe político de ese espacio  mayoritario y transformándose de una sola jugada en el líder de la oposición, dejando una vez más sin posibilidades al Kirchnerismo aislándolo del PJ y obteniendo una fuerza electoral más contundente de la que tiene en la actualidad, sin resabios del pasado inmediato del cual, como sabemos, todavía existen muchos componentes del gobierno anterior operando fuertemente en favor de dicha polarización, alimentando con ello la posibilidad de conducir al PJ nacional o al menos negociar con éste y desde allí plantearse un operativo retorno de Cristina Fernández. 

En realidad, esta es una confrontación de relatos más que de propuestas o gestión; el frente Cambiemos se otorga el derecho de haber sido la fuerza política que derrotó al Frente para la Victoria, en realidad esto es una media verdad, existen algunos episodios anteriores que deben ser evaluados para este análisis: uno es que quien le provocó la derrota electoral más importante al Kirchnerismo fue el propio Massa cuando le impidió el intento de reelección a Cristina Fernández y el otro es que en la elección presidencial, el frente Cambiemos que sale segundo en primera vuelta  recién gana en el balotaje (apenas por tres puntos de ventaja sobre la opción Kirchnerista) con votos provenientes del Frente Renovador junto a un conglomerado de sectores que no votaron a Macri en primera vuelta; esto quiere decir que el objetivo electoral central de la mitad de los argentinos fue el de desplazar a Cristina Fernández del poder frente a la otra mitad que esperaba seguir apoyándola a través de sus candidatos Scioli-Zannini.

 Así planteado, el oficialismo, que no la tiene nada fácil, deberá poner en juego todo su arsenal de argumentos en estos meses de gobierno que faltan hasta las próximas elecciones para ver el nivel de apoyo electoral con el que cuenta para las reformas que se propone realizar, sin dejar de evaluar un hecho que está significativamente presente en el frente electoral que gobierna y es una máxima política que dice: los aliados políticos pueden estar de acuerdo en el plano de contenido pero no en el de relación y solo se mantienen juntos mientras una amenaza externa común los inquieta e intimida al límite de perder su estatus, pero que en ausencia de ella se separan por incompatibilidad ideológica. Esto  quiere decir que ante una mala elección del oficialismo y alejada la amenaza del Kirchnerismo la alianza Cambiemos quedaría con pocas chances para el siguiente período presidencial (2019) encumbrando al nuevo líder de la oposición e inaugurando así alguna forma de alternancia política (saludable al fin) en la democracia argentina.

Quizás agregaría algo más para terminar con este escueto análisis: en política todo es posible, por lo tanto no se debe subestimar la inconmensurable capacidad que tienen los pueblos para desarmar cualquier maniobra de manipulación (que polarice sus opciones) con el intento de torcer la voluntad soberana de elegir la mejor opción que le permita seguir construyendo una sociedad mejor para todos.  

VICENTE SCORDAMAGLIA




jueves, 27 de abril de 2017

EL HOMBRE Y LA BESTIA

EL HOMBRE Y LA BESTIA

Es peligroso mostrar al hombre cuan semejante es a las bestias, sin mostrarle a la vez su propia grandeza. Más peligroso es mostrarle su grandeza sin su bajeza. Y aún más peligroso es dejarlo en la ignorancia de la una y de la otra.
Blaise Pascal

Analizarse y posteriormente escribir sobre uno mismo (se me ocurre) es uno de los ejercicios más difíciles que pueda realizar el hombre a lo largo de su intrincado camino hacia la construcción de su compleja personalidad. Como dicen algunos autores, es la misma mente estudiándose a sí misma; sin embargo, por más intrincado que parezca, todo lo realizado por el hombre desde su misterioso comienzo, ha sido realizado por esta mente brillante que en el transcurso de su búsqueda por encontrar respuestas a su génesis y su estadía temporal en este mundo, va resolviendo en una evolución continua y en una relación recíproca y equivalente con su desarrollo cognitivo, los complejos interrogantes que se le presentan ante sí.

Dotado con una anatomía adaptable, versátil y creativa que llevó al homo sapiens a ser el amo y señor del cielo y de la tierra (del mundo) como hoy lo conocemos, este verdadero hombre mono, se fue abriendo camino a través de una jungla de interrogantes que con el correr del tiempo y por su determinación de prevalecer sobre los otros seres vivos, se le fueron develando ante sí los misterios de la vida.
La religión, la filosofía, la ciencia y la tecnología fueron los cuatro pilares sobre los  cuales se edificó todo el  conocimiento del hombre y como consecuencia de ello, construyó su mundo.  

Este devenir de los hombres en su largo trayecto por todos los tiempos y a pesar de desplegar todo este bagaje de aptitudes, suele toparse con el origen mismo de su ser-humano, determinado desde sus inicios por la relación sujeto-presa que atravesó gran parte de su conformación psíquica que es lo que explica, al menos en parte, acerca de la voracidad que tienen algunos sujetos sobre la libertad de los otros. La evolución de la sociedad con todo su ornamento tecnológico, poco ha podido hacer para camuflar su bestialidad ancestral que se manifiesta cotidianamente en la falta de empatía de algunos sujetos sobre los pesares de otros, en especial, aquellos que menos oportunidades tienen en su causal existencia.

Jean Philippe De Tonnac sostenía que el ser humano es una criatura verdaderamente extraordinaria: ha descubierto el fuego, edificado ciudades, escrito magníficas poesías, ha dado interpretaciones del mundo ha inventado mitologías; pero al mismo tiempo no ha dejado de hacer la guerra a sus semejantes, no ha dejado de engañarse a sí mismo, o de destruir el ambiente que lo rodea, creando con ello la esclavitud de sus semejantes privando así a otros de su libertad.

“La única libertad que merece dicho nombre es la de buscar nuestro propio bien a nuestra manera y con los instrumentos que tengamos a mano, siempre y cuando no privemos a otros de buscar el suyo o impedir sus esfuerzos para buscar su propia libertad”
Una suma entre vigor intelectual e idiotez daría un resultado casi nulo. Por lo tanto si decidimos hablar de imbecilidad, en cierto sentido hacemos un homenaje a esa criatura que es a medias genial y a medias imbécil ya que todavía no encontró la forma de evitar en su fatal destino que tiene la humanidad de conducir sus esfuerzos hacia su destrucción total, en vez de reencauzar sus esfuerzos hacia los logros más trascendentes negándose a sí mismo de encontrar la clave a sus interrogantes actuales.

El nivel de violencia alcanzado por la sociedad mundial no deja muchas esperanzas para que el ser “humano” pueda dirimir y resolver las diferencias actuales por vías pacíficas; más bien lo que observamos cotidianamente en los conflictos es una brutal vuelta a nuestra bestialidad ancestral que nos remite a nuestro pasado cavernícola; los hechos internacionales así lo demuestran. En el trabajo, las escuelas, en las calles, en las familias, en la política con los gobiernos del signo ideológico que sea y con los sistemas económicos que existan y en cuanto lugar se les ocurra, se presenta “La bestia” en toda su dimensión. La brutalidad y el mal trato entre las personas, potenciado por su intolerancia, son la antesala de peligrosos eventos que podrían llevar a que el hombre justifique y lleve adelante grandes matanzas de todos aquellos seres vivos que no logren integrarse a los sistemas globales de producción que imponen hoy los poderes existentes.

Qué paradoja la del ser humano que no advierta que en esta escueta secuencia de su trayectoria al que llamamos vida (nacimiento, desarrollo y muerte) está encerrada la respuesta a todos nuestros interrogantes existenciales.
Para disentir un poco con Yuval Noah Harari en su hermoso libro “De Animales a Dioses” mejor diría: ¡No somos dioses, tan solo somos criaturas mortales!


VICENTE SCORDAMAGLIA

miércoles, 19 de abril de 2017

EL MUNDO EN EL BORDE

EL MUNDO EN EL BORDE
"No sé cómo será la tercera guerra mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas"
— Albert Einstein

El mundo se ha transformado en un lugar inseguro para vivir; sin un lugar posible en donde esconderse de las calamidades que se avecinan, a juzgar por lo que acabamos de ver con la súper bomba con la que EEUU intenta seguir imponiendo su primacía en lo que será, sin duda alguna, la lucha por los recursos fundamentales que los poderosos necesitan para seguir adelante con sus planes de dominio a expensas del desarrollo de otros pueblos.

La crisis financiera internacional que impacta sobre todo en los países que todavía no han conseguido un desarrollo tecnológico adecuado, del cual dependen hoy en día para avanzar en la sociedad del conocimiento, se encuentran a merced de un mundo globalizado que muestra ya las garras de un impiadoso plan para exterminar si fuera necesario cualquier intento de resistencia que impida la nueva planificación mundial concebida y hecha a medida de sus mentores: ¡el capitalismo financiero internacional!; este capitalismo salvaje que lucra y especula financieramente desde los centros de poder mundial sin dejar ningún tipo de beneficio a los pueblos que abrieron sus mercados para que estos buitres de la economía global sigan saqueando las riquezas de nuestros pueblos, recursos esenciales para nuestro propio desarrollo y subsistencia.

La radicalización de las tensiones internacionales, más allá de sus “verdades” relativas que esgrimen unos y otros, supone un componente letal a la problemática mundial y agrega combustible al fuego convirtiendo al mundo en un gigantesco campo de batalla (bélico) en donde parece ser, se van a dirimir todas las contradicciones humanas de nuestro tiempo (morales y sociales) por la falta de respuestas razonables a los grandes desafíos de la época.

Seguir socavando las bases morales sobre la cual se edificó la civilización humana desde los pensadores griegos en adelante, equivale a echar por la borda de una sola vez y para siempre, todos los logros y el esfuerzo que nuestra sociedad contemporánea alcanzó en los siglos precedentes, exhibiendo una vez más el fracaso de toda la humanidad en un alarmante retroceso de sus valores éticos y morales y peor aún, creyendo que por medio de una guerra (nuclear) de carácter internacional podrá resolver los interrogantes y sus conflictos actuales.    

Los actuales países que se encuentran involucrados EEUU, CHINA Y RUSIA ¿presupone un nuevo mundo multipolar?. Desde lo comercial hasta su poderío militar, así lo indica, cada uno secundado por países de su área de influencia estratégica planean imponerse sobre sus potenciales rivales en una carrera imparable por ocupar territorios, mercados y voluntades ideológicas que le aporten densidad a los nuevos modelos de dominación imperial.

El camino ya está trazado, solo dos opciones nos quedan a la mano: o buscamos hasta las últimas consecuencias equilibrar los intereses de los pueblos para alcanzar una paz duradera, justa y solidaria o el infierno nos estará esperando para cobrarnos todas nuestras torpezas.   

VICENTE SCORDAMAGLIA




lunes, 10 de abril de 2017

ARGENTINA EN SU LABERINTO

ARGENTINA EN SU LABERINTO
"La fuerza es el derecho de las bestias"
Marco Tulio Cicerón
Argentina comenzó a transitar un sendero peligroso. Reemplazar el diálogo, al cual el gobierno rindió culto desde sus inicios y cambiarlo por profundizar la grieta y la crispación que creíamos haber superado, por lo menos, merece advertir de que se trata de un retroceso en la calidad democrática prometida. La represión injustificada contra los docentes el domingo 9/4 pasado cuando estos intentaron armar una nueva versión de la protesta reivindicadora por sus salarios, es de una torpeza supina por parte de este gobierno. Peticionar y reclamar por los derechos individuales o sociales del conjunto por medios lícitos en un país democrático, (por lo que yo sé) ningún ciudadano estaría infringiendo la ley en tanto no afecte el derecho de terceros; entonces, es legítimo y necesario que  así se haga para evitar que los gobiernos, del signo ideológico que sean, arrasen con la voluntad de los pueblos de defenderse de las conductas arbitrarias y autoritarias en las que suelen caer todos los gobiernos que parecen  representar a un solo sector de los argentinos.
El método elegido, ¡la represión! lisa y llana por parte del gobierno nacional argumentando un supuesto permiso para la realización de dicho evento, parece ingenua o al menos insignificante a la hora de querer justificar una desmedida reacción del gobierno en querer evitar de cualquier modo posible la protesta de los trabajadores docentes, que ahora sí, con inusitada violencia del estado argentino, fueron brutal y violentamente reprimidos.
Los meses que restan hasta las próximas elecciones de medio término puede ser un camino de mesura ciudadana al cual todos debemos contribuir, en especial el gobierno y sus funcionarios, creando condiciones favorables para que ese acto electoral no sea un recorrido apresurado al precipicio, siendo esta la antesala de una nueva frustración para los argentinos; resolver los conflictos existentes es responsabilidad absoluta y prioritaria del gobierno argentino para lograr la paz social que garantice el normal desarrollo de la democracia.      
Una reflexión personal acerca de los artículos que escribí en los últimos cinco años me vienen a mi memoria; cambiando los personajes políticos de entonces e incorporando los actuales, tranquilamente les cabría las mismas críticas y los mismos reproches ya que este gobierno es la versión edulcorada de aquella que hartó a todos y todas con su verba ideológica exacerbada de consignas belicosas de enemigos de la patria y de nuestros derechos soberanos. En este sentido el Ing. Macri y sus funcionarios, llegaron con una clara consigna de promover un cambio en nuestra sociedad y diferenciarse con ello del “modelo” político anterior. Por lo que estamos viendo  en estos días de crisis que se manifiesta en una lucha por el control del espacio público, no solo no se ven beneficios en la economía sino que además ahora comienzan a utilizar las mismas prácticas y a promover los mismos vicios del gobierno anterior. Reprimir las protestas sociales y la de los trabajadores en general es el cambio más peligroso que pretende realizar este gobierno, ya que en esta lógica éste se mimetiza con quienes quiere reprimir. Diferenciarse de lo que se intenta combatir es lo que más desgasta a los adversarios y gana adeptos para su fin, prefiriendo el tiempo a la represión, decisión temeraria tomo el gobierno para controlar el descontento social ya que en donde cometa un error de exceso represivo se verá arrastrado en el conflicto por la propia acción ineficiente de una mala decisión política del estado nacional. 
Nuestro país tiene una larga experiencia en la lucha por sus reivindicaciones sociales, políticas, económicas y laborales y creer que un protocolo digitado desde un escritorio de algún funcionario de turno les resolverá el enojo que tiene la gente con este rumbo económico implementado por el gobierno, carece de poco sentido, más bien lo que hace es  exacerbarlo. 

VICENTE SCORDAMAGLIA

martes, 4 de abril de 2017

CONVERGENCIA Y DIVERGENCIA DE LOS ARGENTINOS

CONVERGENCIA Y DIVERGENCIA DE LOS ARGENTINOS
La sociedad movilizada por sus demandas
La práctica que tenemos los argentinos con respecto a la convergencia y la divergencia democrática en nuestro país, es lo suficientemente peculiar como para comprender como funciona el sistema de relaciones entre las distintas formaciones políticas que operan en nuestro país. Son líneas que provienen de distintas realidades que confluyen hasta un punto de inflexión y a partir de allí si su visión de la realidad no cambia un ápice, su recorrido volverá a transformarse en líneas divergentes.
No todas las demandas de los trabajadores son iguales, cada sector tiene demandas con características particulares del sector que representa, en ese sentido, cada grupo diseña su estrategia; sin embargo, todas tienen un denominador común que las iguala y es cuando luchan juntos por la reivindicación salarial.

Las paritarias en Argentina se han transformado en el punto de inflexión entre el gobierno y los sectores laborales que confluyen en la demanda salarial dejando al gobierno en una posición distorsiva de su rol como mediador; así, el oficialismo, aparece confundiendo su rol, asumiendo decididamente los intereses del empresariado (patronal); esto no es solo porque tiene potestad sobre los empleados públicos sino que además en ese forcejeo se mimetiza con los intereses de las empresas privadas y también allí se da la situación de líneas que convergen, para una vez pasado el obstáculo común que hizo que confluyeran se transformen en líneas divergentes. 

Ahora bien, ¿cómo sacar al gobierno de esta disyuntiva y devolverle el rol de moderador de ambas partes? es decir, que no quede en la contradicción de ser héroe y villano al mismo tiempo. La lucha por los salarios tiene un condimento adicional y es que los grupos en pugna juegan cuestiones políticas de sector y de las de sus propios gremios lo que hace sumamente complejo acuerdos sectoriales. En suma la respuesta a este interrogante es cada vez más compleja, es más, en el actual contexto institucional que vive nuestro país, no tiene respuesta. El gobierno, cualquiera que sea, está involucrado necesariamente y es parte del conflicto ya que tiene que negociar con gremios que tienen un gran número de empleados públicos con su legítimo derecho (como cualquier otro sector) de resolver su situación salarial, es allí donde todo esfuerzo por llegar a un acuerdo de partes se traba definitivamente y subyace el conflicto salarial mas allá de las coyunturas políticas que la originaron.

Como vemos, aquí también se dan líneas convergentes y divergentes y es cuando el gobierno en su doble rol de juez y parte pone en juego su ideología para laudar entre uno u otro sector en conflicto, ya que la tensión que se genera en esta instancia lo obliga a decidir en qué sector están puestos sus intereses para fortalecer su plan de gobierno.
Sostienen algunos pensadores que cuando no es posible desentrañar el contenido estratégico de una acción de gobierno, cuando ella no se nos aparece como un medio que sirve a un fin social determinado sino solo como la expresión de una creencia, es preciso entonces preguntarse por la ideología de quien gobierna; es por ello que un grupo con objetivos, creencias y enemigos comunes (conjunto de valores) a pesar de su diversidad de pensamiento, pueden construir una visión del mundo que en definitiva será lo que definirá su estrategia y su movimiento; así se estructuró la coalición que nos gobierna. Habría que preguntarse entonces: ¿qué sucederá con la suerte de este movimiento una vez que desaparezca el enemigo que los agrupó?

Las distintas marchas que hemos visto en los últimos quince días, tienen como objetivo hacer visibles los reclamos y ofrecer una dimensión del poderío de movilización para ejercer presión sobre las actuales autoridades nacionales. La respuesta no se hizo esperar y no fue precisamente ordenada por el gobierno nacional que dudó con todos sus aliados (del frente cambiemos) de su efectividad, ya que si esta no hubiera tenido éxito, el gobierno, allí, en ese mismo instante hubiera caído rendido a los pies de quien eligió como contrincante, adelantando su próxima derrota electoral y quizás la de su proyección más allá del 2019; pero fue la gente que respondió masivamente percibiendo la parálisis del gobierno que día tras día se  aproximaba inexorablemente hacia el abismo. 

¿Hasta a dónde nos arrastrará tanta turbulencia?
La historia nos enseña que cuando los conflictos se agudizan y no hay quien los conduzca (capitalizar) comienzan a seguir sus propias leyes construyendo también, sus propias lógicas. 
¿Acabará la confrontación estéril y sin sentido en este aquelarre de demandas marchas y contramarchas? ¿Vendrá el tiempo de la política que implique los grandes consensos nacionales?; ¿o seguiremos estancados en la incomprensión humana incapaz de dar respuestas a la compleja realidad de nuestro tiempo que aflige a todos los argentinos?
VICENTE SCORDAMAGLIA